domingo, octubre 14, 2007

Thomas Bernhard

Porque la cordialidad no es otra cosa que un trato vulgar con la naturaleza humana, si queremos llevar la cosa al extremo, un tratamiento absolutamente abyecto de nuestra concepción del mundo

No hay comentarios: